Amanda Ruiz

Free Walking Tour

Europa de l’est. Hivern. Vi negre en les escales de la catedral, si ets discret, si seus en una cantonada, la policia no et molesta. I pots beure, i deixar el barret al terra. Així que alguna iaia piadosa després de missa em deixa alguns florins. Saben que s’acosta la seua fi i volen assegurar-se el cel. Jo els ajude. No em cal esforçar-me massa per donar-los pena. Fa tan fred… Beneïda i beneita caritat cristiana! Aquesta ha estat la meua vida des que vaig arribar a Budapest. Però fa cosa d’un parell de mesos tot va canviar. Encara malvisc al carrer, però ara bec Unikum, i dorm en un hostal de mala mort. Ni punt de comparació.
Tot va començar un dissabte que no tenia prou calés per comprar vi i estava bastant sobri. Em vaig fixar que, com cada setmana, hi havia grups de turistes que s’agrupaven al voltant d’una mena de guia. Segons l’hora, era en un idioma o en un altre. A les 13h en anglès, a les 14h en francès, a les 15h en castellà. Mai no m’havia adonat que tenien bastant èxit. Clar, eren gratuïts, sols pagaven la voluntat. Com si la voluntat tingués un preu! Guiris rates. El que faltava. Aquests no em donaven ni mig florí. Però hi havia alguna cosa que no quadrava… No em creia que els guies foren voluntaris. O és que finalment no eren tan rates els turistes? No sé, vaig tindre un moment de lucidesa, i vaig decidir seguir-los.
El guia no parava de dir bajanades. Estava convençut que la meitat de coses que explicava eren mentida. Però era un bon orador, i els hi feia broma, i els turistes reien encantats. Al final la passejada va durar unes tres hores. I si que es van deixar ticos, els paios! Jo estava al·lucinant… El pallasso aquell s’havia tret un bon pico per explicar quatre xorrades de l’emperadriu Sissí i el jugador aquell de futbol, un tal Puskás…
Vaig estar tota la setmana donant-li voltes a l’assumpte. Si una cosa tinc ara i tenia aleshores era molt de temps per pensar. I vaig tindre una idea. Una setmana més tard els vaig tornar a seguir, amb discreció, i quan va acabar el tour, vaig començar a caminar darrere del guia. Sóc una persona molt observadora, molt intuïtiva, i les meus sospites es van complir al cent per cent. Voltant per la ciutat, el vaig veure entrar en un bar d’ambient caspós i brut. No vaig gosar entrar dins, però no em calia. Vaig esperar-lo pacientment i al cap d’una estona el vaig veure sortir amb un home prou més jove que ell. Anaven borratxos i anaven parant per fer-se petons a cada cantonada. Finalment van entrar en un portal. Vaig mirar l’hora, jo no tenia cap pressa, però començava a estar sec i no tenia tabac. No van tardar massa, es van acomiadar, i aleshores fou quan el vaig abordar.
No sabia ben bé com aniria, però va funcionar. Es va acollonar de seguida. Em va dir que agafés la cartera, el mòbil, tot el que volgués. Vaig afluixar la navalla. No sóc una persona violenta, però havia d’imposar-me des del principi o tot es llençaria a perdre.
― No vull res de tot això ―vaig dir-li.
― Què vols? ―deia em veu tremolosa. ― Et donaré el que siga.
― I tant que ho faràs… Vull el teu treball.
― Què? Estàs boig! Sóc guia… Treballe per a una agència! És impossible.
― Per mi et pots quedar els diners que et dona l’agència. Jo vull fer els teus tours cada dissabte i quedar-me les propines.
― No saps el que dius, et denunciaré a la policia. Estàs boig!
― I jo li explicaré a la teua dona i als teus fills el que fas dissabte a la nit. Què et sembla?
Ho vaig dir, i vaig apropar un altre cop la navalla al seu coll. Era ara o mai. Va començar a tremolar i a sanglotar. No sé qui feia més pudor a alcohol, si ell o jo. Em feia una mica de pena però coi, aquell treball era una meravella… Vam establir uns acords bàsics de com ho faríem perquè l’agència no s’assabentés de res i vam concloure que dissabte següent començava. Li vaig dir que em donés tot el solt que tingués a la cartera ―tampoc no volia abusar―, i que si volia fer una última copa amb mi. Però quan vaig guardar la navalla per fer recompte dels diners, va sortir corrents. Una llàstima, perquè no era mal paio.
Els inicis no foren tan senzills com havia previst. Els primers dissabtes em costava dissimular la meua embriaguesa. L’altre problema era la vestimenta, però un amic va trobar una jaqueta tipus anorak a un contenidor que estava força bé. Així van anar passant les setmanes, i vaig anar perfeccionant el meu discurs. Vaig inventar una bona història sobre un cafè on anava Thomas Mann a fer tertúlia, i un romanç de l’emperadriu Sissí amb el comte Andrassy que funcionaven de meravella. Quan hi havia molta gent jove, els explicava coses sobre les begudes típiques i sobre els millors bars. Jo crec que es notava que d’això en sabia un munt i ells semblaven contents.
Una nit vaig baixar a la botiga a per una ampolla de vi i em vaig trobar a dos xavals que havien fet el tour amb mi dies abans. Vaig dubtar si havia de saludar-los o no. Al final els vaig dir “hola” i ells em van respondre. Em van mirar amb estranyesa. Jo crec que es van adonar que en realitat sóc un borratxo i que la major part del temps demane almoina. Segur que en arribar a casa li van explicar a tothom. Tant se val. Jo crec que sóc un bon guia.

Estándar
Claudia Laborda

Fiestas navideñas

Y ahora siéntate ahí, porque en Nochebuena uno se sienta donde le dicen, dónde siempre ha sido y será. Y la abuela ha preparado caldo con pelota de carne, y pollo y pasta y verdura. Qué rico. Quizás es especial porque es una vez al año y siempre está igual de bueno, es una celebración. Las manos frías se humedecen con el calor de la sopa. Huele a viejo en aquella casa pero es acogedor, a él no le importa, aunque su madre comenta a la abuela si ha ventilado ésa mañana. Parece una orden, la abuela conoce aquel villancico de cada año y aprieta la boca, se muerde la lengua, luego la mira y sonríe y le pide el plato para servirle. El tío cambia de tema. Pregunta por cómo les va todo, así en general. Bien, bien. No hay mucho que decir porque no hay mucha relación, aún está todo frío del largo año en que apenas se han visto las caras y sin preocuparse por ello. En el fondo no lo pregunta por preguntar, tiene curiosidad, y es lo que se hace en Nochebuena, hablar sobre unos y otros, reírse un poco, hacer memoria de las navidades pasadas y brindar por todos. Hay cierta sensación de acto ceremonial, de obligación en todo aquello, que cubre los rostros de todos los presentes, que se han vestido para la ocasión: Todos se besan al llegar y al irse, todos preguntan, todos dicen que está todo rico, todos se sirven vino, todos quieren irse pronto pero como siempre se hará la una, las dos, las tres y no habrá estado tan mal, habrá valido la pena el esfuerzo. Y la abuela ya llevará un rato dormida en la misma silla donde sirvió, apoyando su cabeza en su pecho. Todos se ríen de la abuela pero lo harán bajito para no despertarla, alguno como el tío se avergonzará de su comportamiento y se pondrá serio en seguida, despertará a su madre, que no querrá irse a dormir a su cama, porque quiere estar ahí donde están todos, donde está todo. Estará enfadada por haberse perdido cosas mientras soñaba, y cogerá la mano de su nieto para mantenerse despierta. Y él siente aquella manita caliente, los huesos clavándosele, le duele pero le da pena retirarla. Su madre se levanta y ordena hacerse una foto. Todos asienten y se levantan para acercarse a la abuela que parece no haber oído nada y se mantiene en la misma posición, con la mano agarrada a su nieto y mirando hacia la bandeja de turrones y polvorones, pero no parece mirarlos directamente sino que mira a ninguna parte. Él quiere que la abuela salga bien en la foto y le da unos golpecitos con su otra mano encima de la suya. La abuela gira su cabeza hacia su nieto, él entonces se acerca a ella: «una foto, abuela». Ella entonces mira hacia su hija, que está organizando a la familia, gritando a su hijo para que deje de hacer el burro. La abuela se ríe porque aquel genio le recuerda a su esposo. El tío y su mujer permanecen quietos, sin hablar pero observando. Por fin todo en orden y la abuela sigue despierta, rápido: Un, dos, tres y flash para la posteridad.

Estándar
Pol Camprubí

Crim d’amor

Després de la seva primera vegada, va pensar que potser ja hauria satisfet el seu cuquet. Ja havia demostrat que es podia cometre un crim, si més no, bastant perfecte i aquesta havia estat sempre la seva motivació. Però al cap d’un temps, i veient la impunitat amb la qual havia pogut cometre el seu crim, va començar a sorgir-li novament una coseta dins seu que li demanava més. Més adrenalina, més experiències, més aventura, més sang. Diuen que quan et tatues el cos, també acabes necessitant noves dosis de tinta a la pell, a ell li devia passar una cosa semblant.
Aquesta vegada, se li va ficar al cap la idea d’un crim passional. Però necessitava passió per a un crim passional, encara que fos fingida. Havia de trobar algú amb qui tenir un petit affaire. Una història d’una nit seria perfecte.
Va començar a sortir de nit, a anar de bars, llocs amb cert encant, a veure si hi coneixia alguna noia adequada per a la tasca. Després d’unes quantes converses amb poca substància amb algunes noies, una nit en va trobar una que li va agradar. De fet, li va agradar una mica massa i tot, tenint en compte per a què la volia, però era la primera que li feia prou cas com per pensar que se la podria endur al llit. Era important endur-se-la al llit.
La noia, efectivament, va deixar-se seduir i van acabar en un racó d’un local una mica més fosc, fent-se petons humits als llavis, a la cara i al coll, i deixant que les seves mans comencessin a fer una primera exploració del cos de l’altre. Més tard, ell la va convèncer per seguir en un lloc més íntim i no li va caldre insistir perquè ella el convidés a casa. Era important que fos a casa d’ella.
Un cop a casa d’ella, van entrar al pis mig ensopegant entre petons i despullant-se mútuament de camí al llit. Ell va vigilar de no tocar res. Quan van ser a l’habitació, i ja la tenia mig despullada, ell li va demanar pel lavabo, i li va dir que ara tornava. No li va costar gaire trobar la cuina per agafar un ganivet. El va agafar amb un drap de cuina i va tornar a entrar a l’habitació amagant-lo darrere l’esquena. “Tinc una sorpresa” li va dir a ella, amb un dolç somriure als llavis que mai hagués pogut delatar les intencions que amagava. Se li va acostar i li va obrir el coll de costat a costat amb un moviment àgil i senzill, sense que ella tingués temps de reaccionar. Va morir ràpid, després de portar-se les mans al coll per intentar aturar l’hemorràgia. Va quedar mig estirada al llit, mentre la sang li regalimava pels pits i deixava una taca vermella als llençols que s’anava fent gran.
Per donar-li veracitat al crim d’amor, va decidir arrancar-li els mugrons, com a la cançó de l’Albert Plà, tot i que va abstenir-se des fer-se una palla sobre el seu cadàver. No creia que el seu ADN hagués de figurar en cap base de dades, però era millor no arriscar-se i l’excitació que sentia no era d’aquesta mena.
Va deixar el ganivet sobre el llit, al costat del cos d’ella, es va vestir meticulosament, assegurant-se de no deixar cap peça oblidada pel pis, i va marxar procurant no coincidir amb cap veí a l’escala.

Estándar
Pablo Gerschuni

Historias de una hoja caduca

La gigante y colosal suela de goma se acercaba poco a poco. La hoja permanecía inmóvil. Durante los milisegundos que tardaba la suela en efectuar el paso, la hoja amarilla vio pasar su vida como a través de una película de super 8. Su nacimiento, a mediados de mayo, en aquella primavera tardía; su adolescencia, cuando tenía porte, tallo grueso, gozaba de fertilidad y se movía con garbo; su adultez,  época de máximo esplendor, cuando aprendió a surfear el viento mediante movimientos de vaivén y a flirtear con todas las cotorras que osaban posarse en su tronco a picotear los frutos peludos de la alergia; y su vejez, cuando bien entrado el otoño estacional, que no el meteorológico, un grupo de jóvenes se mudó al piso de la fallecida Doña Mercè, para ocupar los 120 metros cuadrados de su sexto piso en una finca regia de la Esquerra de l’Eixample, que heredaría el primogénito de la difunta, pero que al no necesitarlo, se lo dejaría a su hijo José para que fuera a Barcelona a estudiar empresariales en el IESE sin pagar alquiler. Gastos a cuenta de los padres.
La hoja daba justo a la ventana del salón del piso con suelo hidráulico que José compartía con tres amigas, a cuál más guarra. Como todas las habitaciones eran exteriores, y porque los jóvenes escatimaban en cortinas, la hoja podía contemplar todos los tejemanejes, las confabulaciones, las idas y venidas y las citas de los inquilinos. José, que era un promiscuo, era el más decente de toda esa panda de viciosos. A Martina, la italiana, estudiante de veterinaria de intercambio, le gustaba follar del revés porque había leído que así evitaría que se le cayera el útero después de la menopausia. En su habitación, en el borde de la cama, practicaba esta actividad muy a menudo y con una gran destreza, y eso que no solía repetir parteneur. Grace, una desgracia de chica pero con un carisma arrollador, era la más furcia, se follaba a todo lo que se meneaba y no paraba de salir al balcón, en tetas, a despotricar en inglés por teléfono. Y por último, Ibone, compañera guipuzcoana de José y la excepción que confirmaba la regla de la abstinencia sexual de los vascos. Estudiaban juntos en la universidad y gracias a eso había conseguido liarse un par de veces con él. En su etapa adolescente la hoja fue testigo de la primera noche de sexo entre ellos. Ibone había empezado utilizando una excusa académica y una mano distraída que quería depositarse en el apoyabrazos de la silla, pero que acabó agarrando y sobando el paquete feroz de José. Así un par de veces, pero a él no le gustaba tanto ella como para repetir una tercera vez, prefería mantener el buen rollo en el piso. Por eso hacía ya un par de semanas que se tiraba a otra. Por su parte, la vasca había empezado a trajinarse a un catalán de buena familia, que hablaba en castellano con la ele que parecía que la lengua se le quedaba pegada al paladar cada vez que la pronunciaba, y quizá era por eso que le gustaba tanto cómo se lo comía. La hoja no juzgaba a nadie de esa casa, solo los contemplaba desde la rama con naturalidad y resignación.
Las noches en ese piso eran largas y llenas de perdición, pero sin embargo todos habían acordado tácitamente cenar juntos si se encontraban en casa a las nueve de la noche. Ellas cocinaban para él las recetas de sus abuelas y José recogía la mesa y después lavaba los platos. No los secaba. Lo que antes había sido el hogar de Doña Carme, funcionaba ahora en perfecta armonía entre sexo, drogas, vicio y tradición. Un cenicero en cada habitación y condones por doquier. A modo de ejemplo, los cuatro inquilinos estuvieron de acuerdo en mantener, al lado de una cajita con condones que compraban con el bote, la figura de Jesús crucificado de doña Carme colgando en el recibidor. Así se sentían más como en su en casa y Dios en la de todos.
Cuando José empezó a masturbarse en el balcón viendo pornografía gay en internet, fue el día en que el viento pudo con el tallo endeble de la hoja y acabó por arrancarla de la dosis de savia diaria que le proporcionaba el tronco del plátano. Esa fue la última escena que la hoja vio pasar por su mente mientras la colosal suela se acercaba diligente desde arriba. El aplastamiento era ya inevitable. La pobre hoja solo veía los detalles de la marca en la suela del zapato de Ferrán, que justo acababa de salir del portal hacia la calle tras volver de follar con Martina en el piso de los chicos.
El contacto fue corto pero intenso. Por mucha goma que llevara Ferrán en los zapatos, no pudo dejar de sucumbir ante el bajo coeficiente de rozamiento entre el suelo mojado por la lluvia y la hoja marchita y moribunda. La suela la destrozó en mil pedazos y, a cambio, Ferrán se resbaló hacia atrás y se golpeó la cabeza contra el escalón del portal. Quedó tirado en la acera sobre el follaje de hoja caduca, inconsciente, con una hoja mutilada a su lado y con el miembro sucio de haber follado del revés.

Estándar
Pol Camprubí

Així, perquè sí

Sempre havia pensat que la clau per al crim perfecte estava en l’aleatorietat d’aquest, en portar-lo a terme a l’atzar, un cop trobada la situació idònia i, sobretot, sense cap mena de motiu. L’absència de planificació i de mòbil, juntament amb la cura de no deixar proves incriminatòries, és clar, havien de fer impossible que qualsevol investigador pogués rastrejar l’assassinat fins a trobar l’assassí.
Un dia, fart de tot i de tothom, va sortir de casa pensant que, si les circumstàncies acompanyaven, era un bon moment. Va escollir una zona lluny del seu barri i de les seves rutes habituals (com si vius a Sants, treballes al centre i te’n vas a Sarrià) i poc transitada de gent, requisit que considerava força indispensable, i s’hi va passejar durant un parell d’hores, observant-ho tot: els racons, el tipus de gent, les rutes escollides més freqüentment per les poques persones que passaven, la il•luminació, els objectes o elements del mobiliari urbà que li poguessin servir per a la seva empresa… Tot, cada possible detall que se li va acudir.
Finalment, va escollir un punt determinat, li va semblar el millor per la poca il•luminació i pel número reduït de passants; es va enfundar els guants, uns guants de cuir comprats en una botiga de segona mà; i va esperar que s’acabés de fer fosc. La visibilitat era bona, i podia advertir si venia algú des de lluny. Al cap d’uns vint minuts d’espera, va detectar un homenet que s’acostava caminant, duia una gavardina llarga de color gris i una cartera de pell a la mà esquerra. Ell va recollir una barra metàl•lica que havia trobat per terra durant la seva passejada i la va amagar dins del seu abric. Feia fred, havia triat un dia fred perquè ni els guants, ni l’abric cridessin el més mínim l’atenció. Quan l’homenet va ser ben a prop seu es va assegurar que no s’acostés ningú més i un cop li va haver passat pel davant, li va donar un cop brutal al clatell amb la barra. L’homenet es va desplomar a terra inconscient i va començar a sagnar abundantment. Per assegurar-se’n, ell va donar-li un segon cop, obrint una segona ferida. Va deixar caure la barra a terra i va marxar caminant, a bon pas, però tranquil, evitant passar per davant de cap oficina bancària o caixer automàtic, per les càmeres.
Durant un mes va llegir la premsa amb atenció cada dia, per seguir les novetats en la investigació del cas. A partir del tercer dia, els diaris ja no en van dir res més de l’homenet mort. A la televisió, va triar els canals més morbosos per seguir-ho, els que més els agrada donar detalls sobre aquest tipus de successos. Enlloc van informar que la policia tingués cap pista sobre l’autor o els motius del crim.
Quan pensava en cometre’l, li havia passat pel cap que un dels possibles handicaps podria ser la mala consciència posterior al crim. Però ara, després de tres mesos, es trobava força tranquil, tot i que sense baixar la guàrdia, revisant la premsa de tant en tant per si hi havia novetats.

Estándar
Pablo Gerschuni

Dame pan y dime tonto

―Pues yo no creo que vaya a la mani porque no estoy de acuerdo. Son todos una manga de gilipollas que siempre acaban igual y nunca consiguen nada. Además, me da mucha rabia que se llenen la boca con argumentos sin sentido y vacíos de contenido, cuando ni la mitad de los que van a ir ni siquiera se han planteado la complejidad del asunto, van como borregos porque es lo que todo el mundo hace ―con el índice, Gastón le da un par de golpecitos al cigarrillo sobre el cenicero para evitar que el tabaco consumido no se quede atrás de sus ademanes indignados y caiga sobre la mesa, da una calada y sigue con su verborrea―, y es que eso me pone de los nervios, que un gilipollas con aire progresista me ataque con argumentos generales, con tópicos que lee en Facebook para convencerme a mí, ¡como si yo estuviera en contra! ¡En contra! ¡Cuando de lo que estoy en contra es de su puto cerebro vacío y relleno de paja!

―El problema es que estamos rodeados de gilipollas, ―objeta Hugo dándole un sorbo a la caña para pensar cómo continuar la frase― el pensar no está de moda, Gastón. Vivimos en una sociedad de consumo en la que no nos hacemos preguntas, en la que nos la suda absolutamente todo lo referente a temas primordiales de la vida. Ahora todos somos apolíticos, todos somos gilipollas…

―Mira, Hugo, es que quizá todos llevemos a un gilipollas dentro, dormido, esperando a que lo despierten. Y tiene lógica porque basta con mirar hacia atrás en la historia, tanto los ideales de los buenos como los de los malos se han corrompido por el poder y el dinero.

―Eso me suena, me gusta tu teoría pero eso de “todos llevamos a un gilipollas dentro” está un poco copiado del rollo zombie de Walking Dead, ¿no? Todos estamos contagiados de capullismo ―Hugo levanta la voz poco a poco y con cada palabra su tono de voz se vuelve más siniestro― y todos estamos destinados a ser unos condenados hijoputas que no se cuestionarán nada y que harán lo que los demás hagan. ¡Muajajaja!

―Exacto, te ríes pero es verdad. Como cuando estás en un bar y no tienes nada de ganas de tomarte una Coca-Cola pero al final te la acabas pidiendo porque alguien se la ha pedido antes que tú o porque la idea de una Coca-Cola es la opción más cómoda para decidir algo en ese momento y sin pensar demasiado.

―Vale, sí, estamos demasiado acostumbrados a no meditar las decisiones, por eso estamos destinados a convertirnos en unos reverendos gilipollas. Pero yo creo que esta transformación hace mucho tiempo que la planearon los de arriba y ya no hay vuelta atrás. Todo este proceso de crisis, el sentimiento apolítico, la gilipollez magnánima, el pasotismo, etcétera, forma parte del mismo engranaje en la máquina que nos hace ser cada vez más tontos. Si te fijas, los jóvenes ya casi no leemos, nos dedicamos a beber y a fumar. Estudiar forma parte de una obligación, ¡hasta hacer un máster es hoy en día un REQUISITO! Nos llenamos la vida de deseos y metas, si los logramos nos premia la satisfacción, si no nos inunda la frustración. Pero, ¿estas metas y deseos nos los proponemos nosotros o es que alguien nos los ha metido en la cabeza? Ajá. ¿Por qué de un día para otro era imprescindible tener un móvil, un ordenador portátil, un Ipod, unas gafas de sol Rayban aunque fueran del topmanta? Ahora si no tienes un máster los cuatro años de carrera no te sirven para nada. ¿Quién coño decide lo que está bien y lo que no, o lo que es o no necesario?

―Buf, de estos hay mil ejemplos más. Seguro que es culpa de los Rothschild. Seguro que ellos mueven las fichas para que vivamos embobados, para que seamos la generación Z, con Z de zopenca, para que seamos infelices porque no tenemos lo que está de moda, pero no porque nos estén gobernando hijos de puta acabados. Que nos esté gobernando la derecha es el ejemplo más representativo de nuestra generación zopenca. Y lo peor es que nos dejamos. Tenemos lo que nos merecemos. Zomoz zopencoz ―balbucea Gastón acercándose el cigarrillo a la boca. Da una calada.

―Pero yo creo que el problema viene de antes. Creo que no nos podemos comparar con el pasado porque antes no había internet. Antes los estímulos eran diferentes, hoy en día la cosa tiene otro matiz. Nos invaden con estímulos por todos lados. Nos han estado haciendo materialistas, escépticos, nihilistas, pasotas y apolíticos desde que nacimos. No ha sido una decisión propia. Hoy la frontera entre el bien y el mal está más difusa y es por culpa de este proceso que nos han estado obligando a vivir, no conocemos otra realidad. Miles de personas están muriendo de hambre por enfermedades, en guerras de las que ni siquiera sabemos su existencia, pero sin embargo derramamos lágrimas porque un huracán con nombre de mierda azota Nueva York un par de días. Tú y yo, por ejemplo, que ahora mismo estamos discutiendo todo esto, mañana entraremos en Facebook y no haremos nada, se nos olvidará todo lo que estamos diciendo porque tendremos resaca o algún mail que contestar. Siempre hay una excusa mejor para no hacer lo que hace falta hacer. Nos va a dar exactamente igual, ¿y sabes por qué? ―Hugo levanta una ceja estirando la E mirando a la cara a Gastón sintiendo la iluminación divina en su hilo argumental― Porque no estamos acostumbrados a pensar, nos consumieron las neuronas con algún gas invisible, seguro, si no, no me lo explico. La generación de mis padres no era así. ―Se bebe de un trago lo que le quedaba de cerveza.

―Ya, lo peor es que como estamos metidos en el sistema ―da una calada al cigarrillo­―, no podemos y no vamos a poder ver nunca una solución. El sistema tendría que cambiara de raíz, pero lo dudo, porque a los cuatro capullos de turno que están ahí arriba nos les interesa.

―En fin.

―Eso mismo, en fin. ¿Tomamos otra aquí o vamos a otra terraza?

Estándar